Carmen entrevista a Enrique Guzmán, su sensei de karate

¿Cuándo empezaste a hacer karate?  

En la década de los años 70, cuando tenía 12 años, empecé haciendo judo a finales de los 60, para practicar karate tenía que ser mayor de edad y no tener antecedentes penales. El karate infantil se abrió y lo compaginé con el judo.

¿Qué otras disciplinas marciales practicaste?

Judo, karate, jujitsu, kick boxing... de hecho soy entrenador regional de esta disciplina, Defensa personal femenina, Defensa personal policial, Goshin, Kobudo, un poco de Aikido y Taekwondo, disciplina que en mi época de competidor entrenaba en Lavapiés con el maestro Lee para coger más técnica y elasticidad.

 ¿Cuándo decidiste ser profesor?

Entre el año 85 y 87 mi maestro me propuso que me sacara el título y posteriormente empecé a dar clase en varios gimnasios, y ahora en el que estamos practicando en el Jukajitsu.

¿Cuál es la diferencia entre el karate tradicional y el deportivo?

El karate tradicional se inició a finales del siglo XIX y principios del XX, teniendo otros valores que el deportivo no tiene, como puede ser una concentración espíritu mental más marcial que el deportivo, la exigencia en el deportivo hace que los competidores sean atletas ya sea en kumite como en kata, las katas tradicionales y las deportivas se diferencias en cosas entre ellos los ritmos.

Explícanos la importancia de estar federados.

Primero es el reconocimiento de que tu club y tu profesor están titulados tanto a nivel académico como deportivo aprobando una serie de exámenes y pruebas (cualquiera no puede ser profesor). Nos regimos por el Consejo Superior de Deportes. Nos amparan las federaciones. Las licencias son obligatorias en las artes marciales, primero por si se tiene alguna lesión y segundo porque los grados obtenidos federativamente valen para todo el territorio Nacional e incluso en la Comunidad Europea. Con la pandemia los clubes y los deportistas podemos desplazarnos para competir. La Comunidad de Madrid nos deja entrenar con unas condiciones que los no federados no tienen. Las Federaciones organizan cursos muchos de los cuales gratuitos, competiciones infantiles, adultos, veteranos y disciplinas. Yo, en cursos organizados por la federaciones, he tenido el gusto de entrenar y conocer a japoneses con décimo dan, o al canadiense noveno dan Patrick MacCarthy, son las ventajas de estar federados.

Nosotros tenemos dos licencias federativas una con la Federación Madrileña de karate y otra con la Federación de Castilla La Mancha de Karate. ¿Por qué?

Tenemos en la Federación Madrileña de Karate la licencia de karate pero no tiene la disciplina de kobudo. Como nosotros tenemos la disciplina de kobudo, el club se puede incluir como dojo satélite de un Club de Castilla la Mancha que en este caso es el Club Gojushindo, así el día del mañana los grados obtenidos en kobudo no serán solamente asociativos, sino que también federativos, lo negativo es que es un desembolso extra para los papás, mamás, el profesor, el club, pero por lo menos estamos cubiertos si nos lesionamos con algún arma de kobudo. También el Director del departamento de kobudo, D. Pablo Yañez, tiene pensamiento de organizar competiciones de kobudo a nivel infantil, puesto que de mayores se organizó el año pasado y para participar hay que estar federado.

Aparte de dar clases de karate das clase de Kobudo, explícanos que es el kobudo.

De forma coloquial es el primo hermanos del karate (risas). Antiguamente en Okinawa (isla que pertenece a Japón y que está cerca de la costa de China), siempre han estado invadido por chinos, japoneses y piratas. Era un pueblo en que la mayoría de sus habitantes eran agricultores, pescadores y ganaderos, los cuales se tenían que defender de alguna manera de los invasores, para ello aprendieron a utilizar sus herramientas de trabajo como armas (tonfa, nunchaku, sais, Bo, kama etc..). Lo han mantenido en secreto durante mucho tiempo y a partir de finales del siglo XIX, XX y XXI nos lo han trasmitido al resto del mundo. Armas curiosas como el nunchaku para separar las vainas del arroz, tonfa para moler el arroz o cereales, bo para transportar cantaros etc...  Las armas solamente se pueden usar en el Dojo, y en las competiciones.

¿Qué iniciativa tomaste para tus alumnos siguieran entrenando en el confinamiento?

La idea de entrenar solo en casa en complicada. Grabé videos de katas tradicionales y deportivos para que vieran las diferencias y los envié a los grupos de Whatsapps. A nivel federativo hubo una muy buena idea de hacer competiciones on line, participamos tanto maestros como alumnos bajo el lema “Entreno en casa”. Teníamos que mandar un vídeo en las diferentes modalidades, con un tiempo determinado; colaboramos con la federación de Castilla la Mancha haciendo un vídeo de kobudo, hicimos otro en cadena todos los alumnos y yo mismo de karate con música y fotos con efectos especiales que nos ayudaron los papás y mamás (risas), se divulgó por las redes sociales. Con la ayuda de la tecnología hicimos que no estuviéramos tan solos y a la vez hacernos mejores personas al saber que estábamos separados pero en contacto.

Te seleccionaron para ser juez ¿Qué tal fue tu experiencia en el Campeonato de España de karate veteranos, goshin y kobudo tradicional?

La experiencia como juez bien, pero con tristeza ya que fue a puerta cerrada y como éramos solamente cinco jueces tuvimos que arbitrar todo el campeonato de kobudo. Tuve el placer de hablar con D. Antonio Marqueño, Presidente de la Real Federación Española de karate y D. Javier Piñeiro, Vicepresidente de RFKE y presidente de la Federación de karate Castilla la Mancha, los cuales muy amablemente  escucharon todas las inquietudes que tenemos los Kobudokas. Compartí habitación con Francisco Padilla, un nuevo amigo, 7º Dan de shotokan y 5º dan de goshin, con ganas de irle a ver a su tierra, Fuengirola. Y un poco de tristeza por no poder haber ido con familiares ni amigos, pero la gente que fue con ilusión y con ganas de que volvamos a la normalidad y hacer competiciones con público, siempre es un placer colaborar con la R.F.E.K.

¿A qué Maestros reconoces como tuyos?

Yo he tenido mucha influencia de mi Maestro Luis Beamud en karate y Defensa Personal, Juan Antonio Bish Lorenzo, en karate y Kobudo, el cual ostenta el grado más alto en España de Kobudo; en mi época de competidor de kumite Angel López Cid, que en paz descanse, fallecido el año pasado, y en kata de competición Alonso Hernández.

Actualmente entreno con Juan Bish.  Los tres Maestros Luis, Juan y Alonso son los fundadores de la Asociación Zenbukai los cuales nos reúnen unas dos veces por mes para hacer cursos de karate, kobudo y defensa personal.

Explícanos el beneficio del karate en los niños.

El karate como deporte o como arte marcial tiene unos beneficios innatos, tanto físicamente potenciando el tren inferior y superior, psicomotricidad, fuerza, resistencia elasticidad etc... como mentalmente, potenciando la concentración lo que repercute en los estudios y en un futuro en su trabajo. Adquieren disciplina, filosofía y valores, como el respeto , constancia, superación , compañerismo etc... También los niños con alguna discapacidad pueden practicar parakarate, donde los profesores están muy especializado en la formación. Y lo más importante que se adquiere un compromiso durante toda la vida de relación y cooperación entre compañeros.


Carmen Palomino
Villamanta


About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com