Héctor Flórez nos habla de su libro Laika me lleva sobre ruedas


El amor que necesitan los perros 
para llevar una silla de ruedas

Sara es una niña con movilidad reducida, por lo cual utiliza una silla de ruedas para poder desplazarse en su día a día, y siempre va acompañada de Laika, su perrita. Vive en un pueblo grande, donde todo el mundo la conoce. 

Un día, tras un pequeño incidente, conoce a Eva, una joven que había sido corredora, y la anima a competir en la «Final del Mundial de Mushing» en Noruega, ofreciéndose para ser su entrenadora. Sara acepta ilusionada, pero se lleva una gran decepción cuando llega al lugar de la competición para iniciar el entrenamiento, pues comprueba que allí se utilizaba todo lo contrario al amor para que corriesen los perros tirando de las sillas. 

Sin embargo, al conocer a Pablokis, que también va en silla de ruedas, y tener que prestarle su ayuda, Sara descubrirá que su verdadera vocación es ayudar a niños con movilidad reducida, como ella.

Los de Menudo Castillo (bueno, solo algunos) hemos preparado una entrevista para que Héctor nos cuente muchos secretos de esta historia, ¡no te la pierdas!

¿De dónde sacaste la idea de la historia? ¿Cómo se te ocurrió? 

Voy muchos días a pasear con mi perra Laika, y como soy una persona que se desplaza en una silla de ruedas eléctrica, pues llevo a Laika atada a mi silla. Un día me pregunté que qué me pasaría si me quedase sin batería en mi silla. En seguida recordé que hay un deporte que consiste en perros que tiran de trineos, y ahí me quedé tranquilo porque supe que si me pasaba eso Laika iba a ser capaz de llevarme a casa.

¿Desde cuándo escribes? 

Desde que creé mi foro “Yo También Tuve Una Niñez”, en el año 2014

¿Por qué la mayoría de la historia se ubica en Noruega? 

Necesitaba poner un país donde hiciera mucho frío y que nevase a menudo, entonces me vino a la cabeza la frase: “Como una noche de invierno en Noruega, un manto de escarcha, un corazón desnudo, tortura de vida”. Esta frase es de una canción que se titula “Abrázame”, del grupo Doctor Deseo, que es uno de mis grupos favoritos.

¿Un país que conoces o que te gustaría conocer? 

Me gustaría conocer muchos países, Noruega mismamente.

¿De qué conoces el mushing?

De alguna imagen solamente, de hecho tuve que buscarlo en internet para saber el nombre oficial de este deporte.

 ¿Lo has practicado alguna vez o te gustaría hacerlo? 

La verdad es que sí que lo he practicado, pero no en modo de competición. Cuando era pequeño fuimos en familia a pasar el día a la nieve y mi prima tenía un perro, (además era un husquy, la raza típica de las carreras de mushing), lo atamos al trineo que usaba yo para que me llevase y podía él solo conmigo!!! Tenía yo 7 o 8 años. También me acuerdo que se llamaba Guata. Son recuerdos muy bonitos.

Y claro que lo volvería hacer, pero nunca en modo de competición. Siempre respetando a los perros mientras que disfruto de ellos, a la vez que intento que ellos disfruten igualmente de mí. Así lo haría una y mil veces más.

¿Esta historia está basada en algún hecho real? 

No, es una historia inventada.

¿Sara es una niña de verdad? 

Sara es una niña inventada, pero teniendo en cuenta que la ficción supera muchas veces la realidad, pues Sara puede existir perfectamente, jajaja.

El amor a los animales es muy importante en la historia, ¿tienes un cariño especial por los perros? 

Desde siempre he pasado las vacaciones en el pueblo de mi padre, que es un pueblo muy pequeño. Así que estaba todas las vacaciones rodeado de animales, no sólo de perros, sino también de vacas, gallinas, cerdos, conejos. Y mirad si es cierto que me pasaba las vacaciones rodeado de animales, que menos los cerdos, todos los demás animales dormían debajo mío porque el corral estaba en la planta baja de la casa. De esta manera me despertaba el cantar del gallo, o la ordeñadora de mi abuelo cuando se ponía a ordeñar. También recuerdo que por las noches me ponía mi padre en un pesebre para que viese como se ordeñaba.

Después, al cumplir once años mi familia y yo nos mudamos a una casa con terreno y desde ahí siempre he tenido perro propio. Incluso hemos tenido conejos y un pato que me seguía cuando iba de rodillas por todo el jardín. (Yo me desplazo solamente andando de rodillas o en una silla de ruedas)

Como veis, mi relación con los animales la he tenido desde siempre, al igual que mi amor  hacia ellos.

¿Es fácil hablar de temas tan delicados en un libro y que pueda llegar a todos los públicos? 

Al ser un cuento infantil el público que lo va a leer es sencillo y por lo tanto la historia no tiene que ser compleja. Si estaríamos hablando de una novela para adolescentes sí que sería más complicado. El objetivo de “Laika me lleva sobre ruedas” es familiarizar desde las edades tempranas que existen personas que tenemos movilidad reducida y para eso basta que los protagonistas vayan en una silla de ruedas. Después es como todo, cuanto más bonita e interesante sea la historia del cuento, con más facilidad calará el cuento en el niño o en la niña y por consiguiente el mensaje también le llegará mejor al pequeño lector.

¿Para qué público está dirigido este libro?

Principalmente para niñas y niños con movilidad reducida. Pero como trata la inclusión pues para cualquier público infantil creo que le puede venir bien.

 ¿Quién te gustaría que lo leyera?

Repetiría la respuesta anterior, pero también sería interesante que lo leyeran las familias con niñas y niños con diversidad funcional. No se lo recomiendo para que pasen un rato entretenidos con su aventura, sino para que fueran conscientes de que se puede publicar un cuento infantil siendo una persona con diversidad funcional. De esta manera es probable que contemplen otras expectativas en el niño o en la niña con diversidad funcional y que se pongan a trabajar para que logren esas expectativas en su futuro.

 ¿Qué nos cuentas de las ilustraciones de Inma Soto? 

¡¡¡Que le han salido muy bien!!!

¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Como somos amigos desde muchos años, pues resultó muy cómodo trabajar con ella. Primero le decía como quería que fuesen las ilustraciones, después me mandaba los bocetos y si tenía que cambiar algo se lo decía.


 ¿Un libro para pasarlo bien o para enseñar algo? 

Espero que sea un libro para enseñar a los niños y a las niñas con movilidad reducida que pueden esperar un futuro agradable, esperanzador y exitoso. También espero que resulte una historia entretenida, porque cuando más se aprende es cuando se está pasándolo bien.

¿Qué valores crees que puede enseñar este libro? 

El valor principal de este cuento es la valentía. Intenta explicar que da igual la condición que se tenga para que te puedas ilusionar, trabajar por esos sueños, incluso lograrlos. 

Por otro lado, con este cuento se puede trabajar la capacidad de percibir la realidad por uno mismo y cambiar de forma de pensar, sino te convence lo que están haciendo las personas que están cerca de ti. Creo que este punto es muy importante, enseñar a juzgar las cosas basándose en los sentimientos y en los valores que tenga uno mismo, y no dejarte guiar por las opiniones de los demás. Que fue lo que hizo Sara al llegar a Noruega, que vio y sintió como eran realmente las competiciones de mushing, y gracias a esa capacidad crítica no le importó renunciar a sus sueños.

El respeto hacia los animales juega un papel importante en la historia, como os imaginareis. La crítica a la competición de mushing forma parte de la historia de este cuento.

¿Ayudar a los demás puede que sea la mayor de las aventuras?

Sin duda. Además es una aventura muy gratificante y que te ayuda a conocerte a ti mismo a proponerte retos. 

Os cuento la última experiencia de este tipo que he tenido: El 30 de agosto pude hacer la primera presentación del cuento y me ayudó mi prima pequeña a expresarme, que fue la primera vez que lo hacía. Le pareció a ella que sería una buena idea hacer un PowerPoint para coordinarnos mejor. Al conectar el ordenador portátil a una pantalla para después ver videos los asistentes veían durante la charla el PowerPoint, que contenía los textos que íbamos diciendo. Gracias a eso me di cuenta que no necesito a nadie para expresarme en público, que durante todos estos años que me han propuesto dar charlas siempre he tenido una mezcla de incertidumbre y miedo de que no me pudiese acompañar nadie de confianza que no tuviese miedo escénico para que me ayudarían a expresarme.

Quiero acabar la entrevista dando las gracias a Menudo Castillo por su interés en mi cuento, por preparar esta entrevista tan guachi, y sobre todo por dejar “Laika me lleva sobre ruedas” a niñas y a niños para que hicieran algunas de estas preguntas. Gracias por última vez, y un abrazo.

Muchas gracias a ti, Héctor, nos ha encantado leerte y concocerte.

About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com