Para ser un gran lector, ¡prepara una buena estantería!


Una buena estantería y todo lo que la repleta 
es un buen resumen de tu vida lectora

¿Eres buen lector? ¿De verdad? ¿Podrías demostrarlo? A ver, no es difícil casi nunca identificar a un buen lector cuando hablas con él (o con ella) y si es un buen lector de Literatura Infantil y Juvenil es casi más fácil descubrirlo. Y no, no te confundas, ser buen lector no significa que te leas 300 libros al año o que tengas las mejores colecciones o los mejores libros o esos que algunos te han dicho que son "imprescindibles", esas listas, ya lo debes saber, siempre tienen algún fallo o están elegidas por personas con sus propios gustos personales (que no tienen que coincidir con los tuyos) o incluso con algún interés particular. Ser un buen lector no es una cuestión de cantidad ni de calidad, de verdad, puede que tú con 10 libros al año seas mejor lector que alguien que devora 500, pero no los vive intensamente. Y es que por los libros se puede pasar, así, por encima y que no dejen nada en ti.

Advertencia. Si un libro no te ha dejado nada dentro no era un buen libro. Bueno, puede que no fuese tu momento de leerlo o que no hayas estado atento o cualquier otra cosa pero, habitualmente, era que no era tan bueno como imaginabas en un principio.

Bueno, que me enrollo. Hoy te voy a aconsejar que, si eres un buen lector, lo demuestres con una buena estantería. Da igual el tamaño, el materia, dónde esté... eso sí, lo importante es que en ella estén tus gustos literarios, lo que te apasiona, lo que te mueve, tus ganas y motivos. No parece una tarea sencilla, ¿eh? Tampoco tendría por qué ser una estantería "de verdad" y es que tu estantería podría estar en tu corazón o en tu cabeza, hasta en tu biblioteca del barrio, pero vamos a jugar a un mundo ideal en el que tengas una habitación molona en la que puedas poner una estantería bonita y enorme, ¿vale?

Vale, ¿eres esquimal y vives en un iglú o en una cabaña sobre el mar en una isla de Indonesia? Bueno, puede que lo tengas un poquito más difícil, es cierto... en tu caso, lo siento mucho, tira de eso del corazón y demás (ya, suena un poco cursi, ¿verdad? Lo siento, haber vivido en otro sitio). En fin, todo lector debería tener una estantería propia. Una en la que ponga sus libros y en la que los pueda colocar por autores, colores, tamaños, gustos, momentos... la colocación es al gusto, al tuyo propio. 

Recuerdo que en mis habitaciones siempre ha habido estanterías con libros, en ellas han estado siempre mis favoritos y mis gustos literarios. Mucha fantasía, algo de aventuras, un poco de misterio... La historia interminable y El señor de los anillos son dos libros que nunca faltan en ella desde hace años. Tampoco faltan libros infantiles, a montones y mucha fantasía con dragones y héroes. En mi estantería hay cómic y manga (sobre todo del que se publicaba antes en España, con la lectura de aquí y no la de allá), tebeos no han faltado nunca y algunos recuerdos. Julio Verne, Roald Dahl, Michael Crichton, unos pocos clásicos, algún Quijote y cuanto más mayor me hago hay más poesía y más literatura infantil (ahora hay mucho álbum ilustrado). Mis estanterías casi siempre han sido de madera, algunas con fondo, otras sin él. En ellas hay libros que han ido haciéndose mayores a mi lado y otros que han llegado tarde, pero ahí están, como si lo hubiesen hecho el primer día... dice tanto de mí mi estantería...

Dice, sobre todo, que me encanta leer, de todo. ¿Qué diría la tuya? ¿Qué libros hay en ella? Es muy importante estudiar tu estantería, aunque hay que hacerlo de mayor, cuando eres pequeño solo tienes que irla llenando de las historias que más te gustan, verás como poco a poco se va asentando tu gusto lector y vas seleccionando los libros que te acompañarán siempre. Es divertido descubrirse sonriendo ante esa portada que tanto te sorprendió de pequeño o acordarte del verano en el que te castigaron por gritar demasiado y tuviste tiempo de sobra para leer.

Consejo lector para padres preocupados

Las estanterías propias molan. No las llenes tú, por favor, deja que tus hijos las llenen con sus propios gustos y deseos, ya verás como poco a poco van encontrando su camino lector y montan una estantería estupenda, de la que te sentirás orgulloso, de esa que tú mismo firmarías y valorarías. Y recuerda, tus hijos no tienen por qué leer los libros que a ti te gustaron de pequeño. Los hay que molan mucho aún y que, es probable, les encantaría pero ¿sabes qué? Las cosas han cambiado y es bueno que tus hijos encuentren sus propios héroes y sus propias aventuras.

¡Ah! Dato importante para acabar. Toda estantería propia de buen lector, repito, toda estantería propia de buen lector, tiene una sección (lo más amplia posible) de libros firmados. Así que si aún no tienes ninguno, empieza a pensar cómo llenar esa balda, sin ella, lo siento mucho amigo mío, tu estantería estará siempre un poco coja.


About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com