Investigando (y riendo) con "Los niños que se olieron algo raro"

Los niños que olieron algo raro, un libro de Loqueleo

Allan Ahlberg

ilustrado por Katharine McEwen

traducido por Julio Hermoso

A partir de 6 años


La señora Gaskitt encuentra un paquete, el señor Gaskitt pierde un bebé, Horacio no sabe qué pensar sobre un pajarito, y la señorita Pestiño… ¡vaya! Pues no parece ella.

¿Por qué?
¿Cómo?
¿Cuándo?
¿Por qué? (Sí, otra vez)

Porque a veces queremos saber
por qué pasan las cosas que nos
hacen sospechar algo raro

Los libros de Allan Ahlberg sobre la Familia Gaskitt son muy divertidos
Reírse, pasarlo bien, disfrutar... lo cierto es que la literatura, al menos la literatura infantil, tendría que tener esas palabras en la cabeza, en el corazón y en las manos de quien está escribiendo. No siempre es así, ni siquiera en los libros para primeros lectores y quizás no siempre deba ser así, pero a nosotros en Menudo Castillo nos encanta que sí que haya muchos libros para eso y casi nada más, para disfrutar, pasarlo bien y reírnos.

Y digo que casi es así porque este libro además está lleno de misterios y de investigaciones, de compañerismo, de aventuras y de asuntos que nos hacen vivir una lectura atrayente. Lo mejor de esta historia (que forma parte del conjunto de historias de la Familia Gaskitt, de las que podéis encontrar más títulos en Loqueleo) es cómo está contada. Sí, la historia está muy bien, pero no tiene nada que sea asombrosamente diferente a otras historias que pudiesen pareceros parecidas.

Sin embargo tiene algo que sí que es estrafalario y extraño para poder atraeros como lectores, la fórmula que ha utilizado Allan para que sigamos avanzando página a página sin pararnos. Nos habla directamente, deja saber que está ahí como escritor, juega con el texto, con el tamaño y con todo lo que se le ocurre juguetear (hasta se queda sin páginas para hacerlo...).

Estupenda ilustración de Katharine McEwen
Vale, es cierto, puede que no descubráis la pólvora si os acercáis a este libro (y al resto de los de la colección) pero os lo vais a pasar con él (ellos) más que bien, es una promesa. Probad, echad un vistazo, leed las primeras páginas... y, estamos seguros, querréis seguir acercándoos a otros libros de Allan Ahlberg y la Familia Gaskitt.

Por cierto, que estamos ante un clásico de uno de esos autores que deberíamos leer si nos gusta la literatura infantil y juvenil (muchos de ellos escritos junto a Janet Ahlberg, su esposa, que los ilustraba), por si todo lo que os he dicho antes no es suficiente.

About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com