El arce que daba garbanzos fritos

En un bosque no muy lejos de donde vivió mi tatarabuela, había un árbol que no era muy común: era y es un Arce que da garbanzos fritos.

Desde que era muy pequeño, pequeñísimo, los diplodocus y los velocirraptores, y unos tiburones científicos que tienen pies-aletas le cuidaron.

Un día, el lago que estaba en frente de donde vivía el Arce, del lago salió una moto acuática. En ella, un tiburón pies-aletas estaba conduciendo. Al verle, dijo:

-Mmh... Me encantarían unos garbanzos fritos tuyos, ¿me das? -preguntó.
-No, no se comen mis garbanzos. Son especiales. Tienen 296.664 años-respondió.

Entonces, el tiburón pies-aletas se fue. A la hora, vino una lagarta con un bolsito relleno de brócoli. Vio al árbol y se sobresaltó:

-¡Anda! Yo los buscaba. Cogeré uno...

¡Zaska! Y una rama del árbol se movió y apartó la manita de la lagarta.

Cuando se hizo tarde, una hadita se posó en la nariz del árbol y él despertó:

-Hola. Soy Adele, el hada  de la amistad. Vengo a pedirte que mañana des garbanzos a los pobrecitos que conociste. –explicó.

-No, son muy valiosos –replicaba mientras Adele intentaba decirle alguna excusa- Nunca los daré.
-Bueno, vale. Entonces, me voy. -dijo.

El polvo se esparció en la nariz.

Pasó la  noche y el árbol  había pensado en dar 2 garbanzos a cada personaje que había venido a verle. Se los dio y se dio cuenta de la amistad que consiguió. 

Y ahí sigue ahí, escondido y guardando sus valiosos garbanzos fritos…



Lúa Peña de la Casa
Pelayos de la Presa

About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com