La alegría de una familia pobre




Erase una vez, un abuelo que trabajaba en la pesca.

Un día, su nieta quiso irse con su abuelo a la pesca para ver de qué tipos eran los peces. La nieta se dio cuenta de que el mar estaba contaminado. Entonces ya despertó, todo había sido un sueño.

Un día, en la realidad se fue con su abuelo de pesca, para aprender a pescar y como pescó un pez la nieta se lo quiso quedar de mascota, y lo llamó Nemo, pero se dio cuenta, de que Nemo, estaba herido y se lo llevó directamente a casa.

Otro día, se fue otra vez de pesca con su abuelo, vio la nieta que el mar estaba muy muy contaminado, entonces, vieron la nieta y el abuelo que muchos peces habían muerto y otros peces se salvaron, pero estaban heridos, entonces la nieta se quiso quedar a los peces heridos para que su madre, la madre de la nieta como era enfermera que los pudiera curar a los peces.

La madre, intentaba cada dos por tres curar a los peces pero nada, ¡al final los pudo curar!, no os imaginareis la alegría, que le dio a la nieta.

"Creo que este es el mejor día de mi vida", pensó la nieta. Y así termina la historia, con un fin tan feliz.


Mónica Martín Sobrino


Este cuento está escrito tomando como base una noticia del periódico, seguro que adivinas cuál es.

About Javier Fernández Jiménez

0 radiolecturas:

Publicar un comentario


Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com