Ángel Gabilondo se vino a Menudo Castillo


“Tenemos que combatir que haya desigualdad de oportunidades y de medios”

Hace unos días recibimos la visita del ex-ministro de Cultura y catedrático universitario Ángel Gabilondo, portavoz del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, además de un experto en Educación. De hecho, estuvo a punto de lograr un acuerdo nacional para la Educación española, aunque se rompió a última hora. Con Ángel hablamos de muchas cosas y preguntamos mucho, con algunos interrogantes bastante complicados de responder incluso para una persona tan acostumbrada a hablar de asuntos importantes.


¿Por qué unos coles tienen más cosas que otros?

Que unos coles tengan más cosas que otros no sería problema, lo que es problema es que algunos tengan muchísimas cosas y otros tengan muy pocas. Lo que es un desastre es la desigualdad, que no todos tengan la misma oportunidad, que no todos os encontréis con las mismas condiciones. Siempre es lógico que algunos tengan cosillas diferentes, pero cuando hay una diferencia muy grande es porque está mal, es injusto. Esto quiere decir que los presupuestos no están bien distribuidos, o que hay que hacerlo todo mejor o que el director o la directora tienen que centrarse en unas cosas o en otras. Pero, lo que tenemos que combatir es que haya desigualdad de oportunidades y de medios.

¿Qué te gusta más, la universidad o la política?

Bueno, tampoco las contrapongo. Yo no soy un profesional de la política. Ahora me estoy ocupando de estas cosas, pero yo soy un profe de universidad, es lo que he sido toda mi vida y además, cuando he entrado en cosas de la política es ya con bastante edad. Yo me siento un profesor, eso seguro, y ahora que estoy en la política porque hay cosas en las que creo, pero no las contrapongo.

¿Por qué te centraste en la política?

¿Sabes lo que pasó? Estaba trabajando en la universidad y además de dar clases me fui metiendo en cosas que tenían que ver con la responsabilidad de ocuparme de asuntos de toda la comunidad educativa. Fue decano, luego fui rector y me fui comprometiendo con una serie de ideas, con la voluntad de cambiar las cosas… y como hablaba mucho de eso alguien me dijo un día “oye, ¿y por qué en vez de hablar tanto por qué no haces tú también algo para cambiar las cosas?”, y me llamaron para trabajar en un proyecto y me metí en él.

¿Eres partidario de mandar muchos deberes?

No. Pero tampoco soy partidario de que en casa no se pueda leer o escribir o hacer cuentas o pensar o formar. Yo no creo que se educa uno solo en horario escolar, también se educa fuera de este horario. Lo que no soy partidario es de que se manden unas tareas que te obligan a no poderte dedicar a hacer otras cosas para cultivarte a ti mismo, para estar con tu familia o con tus amigos, para poder hacer ejercicio… y que sientas siempre una presión agobiante. Esto además provoca que haya más desigualdades, porque algunos padres tienen más formación o tiempo para poder ayudar a sus hijos y otros no. Y sin darte cuenta, si se mandan muchos deberes para casa, sin querer, generas una desigualdad entre los que tienen apoyo en casa y los que no lo tienen. 

No está prohibido leer en casa, no está prohibido escribir en casa, no está prohibido hacer cuentas en casa… lo que está no está bien es que se llene todo de deberes. Y que quiera suplirse con eso cosas que no se hacen en el aula.

¿Te parece bien que se vaya a los 12 años al instituto?

Es que hay muchos modelos. Hay uno en el que entran los niños a un centro desde muy pequeñitos y no lo dejan hasta la universidad. Lo que pasa es que hay otros centros que no tienen todas las etapas educativas y entonces, en un momento determinado, tienen que cambiar de centro. Y ese momento suele ser un poco duro. Pero duro para vosotros, para vuestros padres… es un momento complicado a veces, pero hay que ser valiente y afrontarlo y disfrutarlo.

¿Si pudieras volver tiempo atrás, qué cambiarías de tu etapa de ministro?

Supongo que cuando haces cualquier cosa en la vida hay muchas cosas que no las acabas de hacer muy bien y te das cuenta de que tendrías que haberlas hecho mejor. Yo empecé de ministro a mitad de legislatura, si hubiese empezado al principio habría empezado antes a buscar un acuerdo educativo, que luego vimos que no pudo ser. Pero acepto un poco lo que hice. No suelo tener tendencia a volver atrás ni a cambiar lo que hice. Hice lo que mejor pude. Y esto lo digo también para vosotros, lo mejor es aprender de lo que hacemos, pero no hay que mirar hacia atrás, siempre hacia delante.

¿Son los ministros de Educación los que hacen las leyes de Educación?

No. Las leyes se hacen en el Parlamento, en el Congreso es donde se hacen las leyes. Lo que sí le corresponde al ministro es el hacer una propuesta al gobierno, una propuesta o un proyecto de Ley que luego se manda al Congreso, que es donde están representadas todas las ideas y todas las comunidades de España. Ellos deliberan sobre esa idea y luego votan la Ley. Al ministro le corresponde el tener la iniciativa para iniciar un proyecto y al Congreso le corresponde aprobar la Ley.

¿Mola ser ministro?

Yo hago las cosas con todo el gusto del mundo y las hago lo mejor que puedo. Os aconsejo que lo hagáis, se disfruta mucho entregándose a las cosas que se hacen. Hombre, tampoco tenía pasión por ser ministro. Si alguno de vosotros quisieseis ser ministros de mayores, os diría que estáis un poquito enfermos, porque eso no es una cosa que se desea ser, es algo que son los otros los que, poco a poco te van eligiendo o proponiendo en esa responsabilidad. Pero sí que estuve muy contento, porque estaba haciendo algo que me parecía importante. Es un honor ser ministro del Gobierno de España y es un honor también trabajar por la Educación. Yo nunca me quejé, ni nunca dije qué pesado es esto de ser ministro. A mí no me gusta el que está en un puesto de responsabilidad quejándose todo el día de lo que tiene que hacer. Yo lo viví con alegría, con gusto… y tengo muy buen recuerdo. Y hay cosas que me salieron bien y otras que me salieron mal. Así es la vida.

¿Qué opinas de las reválidas?

Bueno, a mí tal y como estaban concebidas no me gustaban, la verdad. Porque sí que creo que hay que hacer pruebas, no está mal que nos hagan pruebas para ver qué tal nos van las cosas y como vamos aprendiendo. Pero no me gustan unas pruebas que sirven para, un poco, clasificar, ordenar… llevar a uno para aquí, para allá. Me gustan las pruebas para ver cómo mejorar, cómo aprender mejor… para ver cómo corregir cosas, para ver cómo voy. A mí no me parece mal que se hagan pruebas, se deben hacer pruebas. Pero las reválidas, tal y como estaban concebidas no me gustaban. De hecho me alegro de que las quiten, si es que es así.

¿Estás de acuerdo con que quiten la LOMCE?

Sí, estoy de acuerdo con que quiten la LOMCE, a mí no me gusta la LOMCE, es una ley que no me gusta. No me gusta porque es una ley que no se hizo con el consenso de todos y no se hizo con la participación de todos. Y por eso, como yo creo en un pacto educativo, en la necesidad de que los problemas de la Educación se resuelvan en un pacto de todos, pues esta ley no me gusta por esa razón y con otras que tienen que ver con el modelo educativo. Estoy de acuerdo con que se quite la LOMCE, se derogue que se dice. Pero no se puede quitar sin poner a su vez otra cosa y lo que hay que poner es un pacto, un acuerdo educativo. Mientras tanto se puede hacer una transición desde la LOMCE hasta este pacto, pero soy partidario de que se derogue la LOMCE.

¿Es difícil ser jefe de todos los colegios?

Me gusta la expresión “jefe de todos los colegios”, pero no porque yo quiera ser jefe de todos los colegios o porque yo haya sido jefe de todos los colegios. No me he sentido así. Todos tenéis en el colegio director o directora. Cada centro tiene autonomía y hay que respetar al máximo responsable de cada centro. Ahora, lo que sí tuve yo es que coordinar todo el sistema educativo y todas las Comunidades Autónomas. Eso no es fácil, tampoco es fácil estar ahora con 37 diputados, que cada uno tiene su modo de entender o de pensar, aunque tengamos un proyecto común. Nunca es fácil trabajar en grupo con los demás, no trabajar en equipo con los demás. Pero es muy hermoso. Y, además, transmite mucha alegría jugar con otros, jugarse cosas y ganar con otros es muy hermoso. Y si, a veces, hay que perder, hay que saber perder también con otros. Hay que buscar siempre hacer proyectos comunes.

¿Hay posibilidad de pacto educativo en España?

Yo espero que sí. Además, no solo tiene que ser un pacto entre todos los partidos políticos. Tiene que ser un pacto también social, un pacto entre todas las comunidades, un pacto interterritorial y un pacto que tiene que contar con la comunidad educativa. No se puede hacer un pacto sin contar con la opinión de los profesores, profesoras, maestros, agentes sociales, propietarios de centros, asociaciones e instituciones… sería un mal camino si hiciéramos un pacto de Educación que no fuese a la vez un pacto social, político y territorial. Se podrá, es una necesidad y hay que luchar por que sea eso posible.

Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...