Necesitamos que los mayores lean libros “para niños”


Partamos de una base, por favor, no hay libros “para niños”. No. Hay libros que también pueden leer los niños. Los libros que se catalogan como infantiles y juveniles son tan válidos para un adulto como cualquier otro libro, si es que es bueno. Yo os pido que hagáis la prueba, que cojáis uno al azar y empecéis a leerlo, veréis cómo os engancha, emociona y agita, eso es lo que suele hacer un bueno libro, lo lea quien lo lea. Lo escriba quien lo escriba.

Y hecha esta aclaración -necesaria, aunque parezca mentira- empiezo mi artículo tal y como tenía pensado iniciarlo antes de incluir la nota.

“I have a dream”. Sí, en serio, así quiero empezar este texto. He tenido un sueño, uno bonito y útil, uno capaz de cambiar un modelo y de conseguir que dentro de unos años haya más lectores que nunca. He soñado que este verano, todos los profesores de lengua y literatura de colegios e institutos de toda España, dedicaban buena parte de sus vacaciones de verano a leer novedades editoriales catalogadas como infantiles y juveniles. Sí, estoy seguro de que muchos lo hacen ya, pero mi sueño era que todos lo hacían, todos. Muchas veces, solo por el placer de leer y disfrutar. Y no se limitaban, al comezar el curso, ni a copiar las recomendaciones de otros, ni a las ofertas de las editoriales, ni a coger los libros que están de moda o que se han leído siempre en sus clases. Todo lo contrario, cambiaban el catálogo de lecturas recomendadas de sus alumnos, o lo aumentaban, con los 8 o 10 títulos nuevos que hubiesen leído ellos mismos y que hubiesen encontrado adictivos, emocionantes, divertidos o, por qué no, adecuados a los tiempos que corremos. O gamberros y transgresores. ¿No es un sueño bonito ese? 

He soñado que los alumnos, cuando su profesor les recomendaba esos títulos por lo bien que él mismo (o ella) se lo había pasado leyéndolos, viesen la chispa de la satisfacción y del disfrute en su cara. Que no fuese una recomendación adecuada o reglada, no, que fuese una recomendación hecha desde el corazón y desde el disfrute. Porque no queremos que nuestros niños y jóvenes lean ficción para adquirir más conocimientos, o ese no debería ser el camino, al menos. Lo que queremos es que nuestros jóvenes y nuestros niños, se aficionen a la lectura para toda su vida.

No ha sido el único sueño que he tenido. No. También he soñado que los lectores adultos dejaban de mirar por encima del hombro a la LIJ, que la contemplaban de igual a igual y que, de tanto en tanto, adquirían, además del best-seller de turno o la obra más concienzuda de un autor serio y reconocido por la prensa, alguna obra infantil o juvenil. Y que la leían y que la disfrutaban y que se refrescaban antes de embarcarse en un viaje más largo o más extenso. Casi como cuando uno come algo de lechuga entre dos duros trozos de carne.

He soñado que un club de lectura de personas mayores, de edades comprendidas entre los 50 y los 80 años, decidía leer para empezar el curso que arranca un buen título de literatura infantil y que, además de disfrutar durante el año de clásicos o de grandes obras publicitadas por todas partes, leían, por lo menos, dos o tres títulos infantiles o juveniles por curso desde entonces.

He soñado que, ahora mismo, cualquier adulto que esté leyendo esta nota, porque sí, sin necesidad ninguna, sin explicación, se acercaba a la estantería de libros más cercana y cogía un título infantil o juvenil al azar, sin mirar su título o su autor o su editorial. Y que, simplemente, por el mero gusto de hacerlo, leía un par de párrafos. En voz alta, además. Ese adulto, estoy seguro, comprendería pronto que la buena literatura no entiende de edades, sino de calidades.

He soñado tantas cosas… pero, sobre todo, que los autores de LIJ, sus libros, su trabajo… por fin era reconocido por un montón de mayores de todas las edades y que nunca, nadie más, cuando alguien le diga que escribe para niños o para jóvenes, le pregunte… ¿y cuándo vas a ser un escritor de verdad y vas a escribir para adultos?

Leer es disfrutar, sufrir, llorar, reír, saltar, morir, jugar, sentir… y da igual que sea una historia de niños o de mayores, pensada para unos o creada para otros. Si no te emociona y atrapa… entonces, no es un buen libro.


Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...