Lucky al rescate


Lucky quería ser un superhéroe como Superman, poder mover montañas con sus brazos y ser capaz de vigilar el mundo desde el cielo. Quería con todas sus ganas ser a prueba de balas y tener rayos infrarrojos en los ojos con los que atravesar paredes de cualquier grosor. Lucky quería todo eso y mucho más, quería tener la fuerza de Hulk y la inteligencia de Reed Richards, ser tan habilidoso como Spiderman o resultar tan buen detective como el mismísimo Batman. Sí, le gustaría dar tanto miedo a los malos como Batman.

Cualquier niño de la edad de Lucky que hubiese leído algún cómic de superhéroes querría algo así, es cierto, lo que pasaba era que Lucky lloraba de rabia mientras lo soñaba. Y él lo necesitaba de verdad, necesitaba tener todos esos poderes y habilidades… no para ser famoso o rico, ni siquiera para gustarle a Doris, su compañera de pupitre y la niña más guapa que existía en el mundo entero… No, Lucky quería, necesitaba todos esos súper-poderes para rescatar a Doris, a su hermana Juliet y a otras doscientas treinta y dos niñas de los locos que las habían secuestrado y planeaban vendérselas a tipejos sin escrúpulos… Durante casi una semana, Lucky se sentó durante todas las noches al borde de su cama, rezando por su hermana y por su amiga, pidiendo con todas sus fuerzas tener los poderes de, por ejemplo, Lobezno, aunque no fuese su héroe favorito…

Una semana después, sin poderes de ningún tipo, Lucky se escapó de casa, buscó a todos los niños de su pueblo y, juntos, salieron en busca de las niñas que habían secuestrado. Ninguno tenía poderes, eso era verdad, ninguno de ellos era un superhéroe, pero todos querían recuperar a sus amigas y si los mayores no hacían nada, serían ellos quienes las trajeran de regreso.

Caminaron durante horas, pero Lucky y sus amigos no encontraron a las niñas por ninguna parte, regresaron a casa sucios, llorando desconsolados, derrotados. Pero allí, en la puerta de sus casas recibieron la mayor sorpresa y la mayor alegría de sus vidas, estaban allí, todas las niñas desaparecidas estaban de vuelta. Y aunque ellos no las habían encontrado se habían convertido en los mayores héroes que ellas podrían haber soñado. 

Muchos años más tarde, Lucky y Doris tuvieron una hija, una chica que leyó mucho, aprendió mucho y que llegó a ser presidenta de Nigeria y ayudó a muchos países del mundo entero a que las niñas fuesen siempre iguales que los niños, aunque esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.


Hace unos días conocimos una noticia aterradora, 234 niñas fueron secuestradas del internado de secundaria donde estudiaban en Chibok, al noreste de Nigeria. En algunos sitios hablan de 100 niñas, en otros de 129 en muchos de 200… nos da igual cuántas sean, ni una niña sola puede ser secuestrada, eso es lo que creemos en Menudo Castillo. Estos imbéc… los secuestradores, pertenecen al grupo islamista Boko Haram, un grupo de tontos que piensa que eso de que las niñas estudien está mal… unos idiotas vamos. Hay noticias de que estas chicas están siendo vendidas como esposas por menos de 10 € cada una. 

Desde Menudo Castillo queremos pedir a los secuestradores que devuelvan a las niñas y a todos los gobernantes del mundo que hagan que estas cosas dejen de pasar. Nuestro programa de esta tarde es un deseo, que todas las niñas secuestradas vuelvan a su casa con sus padres y que estudien todo lo posible, que aprendan y que lean, para que los idiotas sean cada vez menos.

Este es el cuento que emitimos el viernes en Menudo Castillo, porque nuestro programa también tiene que hablar de actualidad cuando hace falta. Queremos peques que sepan que hay cosas que no pueden pasar jamás y esta es una de esas cosas.



Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...