La magia de la lectura infantil en "La voz del árbol", un libro precioso

Vicente Muñoz Puelles
Adolfo Serra

Virginia vive en el campo con su familia, rodeada de animales y plantas. La convivencia con la perra Laika, la rana Renée, el hurón Hugo o el pájaro Grip es tan natural como con cualquiera de sus hermanos. Los animales parecen ser un miembro más de la familia. 

Pero ese verano, Virginia descubre algo muy especial: una cabaña en un árbol en la que van apareciendo libros de forma misteriosa. ¿Quién los deja ahí? ¿Por qué?


Porque todo está ahí, a tu alcance
Y solo tienes que mirar para encontrarlo

Magia, amor y fantasía, eso es lo que he encontrado (y a grandes dosis) en el libro premiado en la XI Edición del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, “La voz del árbol”, de Vicente Muñoz Puelles. Mucha magia en cada título ofrecido, en cada nueva mascota que adopta la familia de Virginia, la protagonista, en la forma en la que sus hermanos se adentran en la lectura… hay magia en lo cotidiano de una familia con un escritor al timón (y con gorra de capitán de barco puesta cuando sale de paseo), en vivir en el campo y disfrutar de la naturaleza, en saborear un verano de títulos indispensables para sentir la necesidad de seguir leyendo (y, con suerte, escribiendo).


Se nota en cada página el amor que Vicente ha puesto al escribir esta historia, la que podría ser, en parte, la suya, porque Vicente (esto lo chiva en una entrevista concedida tras el premio) también vive en el campo, también es un apasionado de los libros, también tiene una familia lectora y también cuida de mascotas de toda clase y condición en una casa en el campo. Los escritores, muchas veces (o todas las veces) se dejan ver entre sus textos y sus personajes, entre lo que nos cuentan y aquí, Vicente Muñoz Puelles se deja ver, ¡pero de verdad! Y lo que vemos nos gusta muchísimo, porque vemos pasión por crear, por leer y por sentir.

Un libro con magia, amor y fantasía. La magia de lo cotidiano, de lo fantástico, de estar con aquellos de los que quieres ¡y de la lectura!

La protagonista de la historia es Virginia, una niña (ya casi dejando de serlo) que vive en el campo con su perra Laika, sus padres (un escritor atolondrado y una madre cariñosa y práctica, pero que no deja de soñar), sus tres hermanos y un buen puñado de mascotas que llegan a su vida de una forma u otra. A Virginia le gusta leer, es cierto, pero a sus hermanos no demasiado, bueno a Lucas, el pequeño, sí que le gusta, pero solo cuando se trata de leer sobre dinosaurios. Pero cuando encuentra con su padre una casa sobre un algarrobo… descubrirá la pasión por leer de verdad (y lo mejor de todo, logrará sin pretenderlo que se le unan sus hermanos).

Lo cotidiano y lo extraordinario se unen en este libro para todos los públicos (se lo recomiendo especialmente a los mayores, aunque los peques lo disfrutarán en grande), un libro que nos regala momentos divertidísimos, otros emocionantes y sensaciones que nosotros mismos habremos vivido en alguna ocasión (ese libro que nos marcó para siempre, por ejemplo). Es muy cortito y es muy sencillo de leer, además, las ilustraciones del siempre genial Adolfo Serra, con ese aire desvaído y simpático que consigue atraparnos, ayudan a que la lectura sea una delicia para los sentidos (cuidado, os podéis emocionar leyendo este libro).

Una historia muy recomendable que incita a leer sin obligar, que nos susurra detalles de la vida real de su autor a través de la primera persona, pero la de una niña (como que Vicente duerme con libros en su cama, por ejemplo, pero no en la mesilla no, arropaditos junto a él, en el colchón).

Quiero dejaros una cita, que creo que es la que resume el libro y que tanto Vicente como Anaya han querido destacar (y, bueno, que me gusta un montón), “De los libros decía que cuando uno se acostumbra a su compañía desde la infancia aumentaba las posibilidades de ser feliz, porque se volvía más sensible, más atento a los matices y a la infinita variedad de la vida”.

Una de esas joyitas literarias que no pueden faltar en las buenas bibliotecas. Gracias Vicente Muñoz Puelles por escribir este libro y describir tan bien la magia de las lecturas de la infancia y adolescencia.

Bueno, puede que esta reseña me esté quedando muy para mayores, pero, en serio, os recomiendo a todos leer “La voz del árbol”, porque os hablará de todas las aventuras y vivencias que podréis encontrar en las buenas lecturas y, además, invita a que se lea en voz alta y en buena compañía (poniendo voces si hace falta), para mí, la mejor forma de leer que hay.




Por cierto, si leéis “La voz del árbol”, (mejor dicho CUANDO leáis) hacedlo con un boli y un papel cerca, porque tendréis que apuntar todos los títulos que nos ofrece la lectura, ya veréis como os encanta leerlos.

Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...