Las flores de Irina



Mónica Rodríguez

Irina es una niña que vive en un orfanato, en el Polo Norte, y siempre está pintando flores y peces. Pero un buen día una señora viene a buscarla. La adopta y se la lleva a vivir con ella a Madrid. Irina pronto se acostumbrará a la vida en la ciudad, y será feliz. Pero de pronto, un día, un dolor intenso en las piernas la obliga a guardar cama. Su madre sabe que ese mal repentino tiene que ver con su origen, e inician un viaje de vuelta al Polo Norte...

Barco de Vapor Serie Roja
A partir de 10 años

Poesía primaveral y gélida
para los lectores más jóvenes

Tengo una relación con los libros que me empieza a preocupar ligeramente, a veces es como si un título me llamase y me dijese “aparta el tocho que tengo encima y cógeme a mí, que te toca leerme, ya verás que te encanto” (o algo parecido), no es la primera vez que os escribo algo parecido (eso es lo que me empieza a preocupar) pero es algo que me pasa de tanto en tanto y que repleta mis lecturas de un montón de afortunadas coincidencias… por ejemplo y sin irnos muy lejos, hace algunos días acababa de leer un libro para adultos y estaba pululando sobre las pilas de novedades sin saber qué leer cuando aparté un par de libros y me topé con “Las flores de Irina” (y eso que tenía ya dos libros en las manos para empezármelos), bueno, pues al final dejé todos los otros libros y me decidí por este título de El Barco de Vapor, escrito por una autora que ya me entusiasmó con “Diente de león”. Mónica Rodríguez.

Esta es una historia que se lee con un nudo en la garganta y que te hace derramar algunas lagrimillas (de alegría) al final, desatando el nudo trenzado por su autora

En fin, que empecé a leer el libro el pasado 21 de marzo y ¿sabéis qué? Irina, la protagonista principal del libro (aunque luego su madre adoptiva, Mara Murgen, también tenga mucho protagonismo), empieza a contarnos su historia justo cuando llega la primavera… ¿no es una estupenda casualidad? Bueno, al principio os he puesto que este libro es “poesía primaveral y gélida”… y claro, no estamos hablando de un libro de poemas, sino de una hermosa y tierna historia de amor, repleta de sueños y cuentos y que nos habla de encontrar quiénes somos cada uno de nosotros (o mejor dicho, qué queremos ser).

Pero es que “Las flores de Irina” tiene un toque nostálgico que recuerda mucho a la poesía, además su autora utiliza la nieve, las imágenes, los colores, los sentimientos… de una manera tan mágica y tan especial, que parece que estemos leyendo un poema en vez de un cuento o una novela. Desde esos paisajes que Irina ve desde su cama, hasta ese viaje que realiza con Mara, nos encontramos con bellísimas fotografías de unos paisajes que podremos ver a través de las palabras de Mónica, con los sueños e ilusiones de las protagonistas, con ese amor que crece instantáneamente y que nos hará encariñarnos con todos y cada uno de los personajes que aparecen en la historia.

Un nudo en la garganta, eso es lo primero que llamará la atención de los lectores de “Las flores de Irina”, porque este es uno de esos libros que empieza a formar un cúmulo en nuestro corazón, un pequeño poso que poco a poco va creciendo y que al final de la historia se desatará, provocando que más de una y más de uno dejen escapar alguna lagrimilla a la vez que sonríen (en serio, lo digo por experiencia propia, pero no se lo digáis a nadie ¿vale?).

“Las flores de Irina” es un libro precioso en el que se mezcla la realidad con la ficción, con el que aprenderemos que nuestro pasado tiene la importancia justa en cada uno de nosotros, porque lo que de verdad la tiene es nuestro presente y, por supuesto, nuestro futuro.

Paisajes que se pueden tocar, prosa que se convierte en poesía, magia que se torna realidad y realidad capaz de hacerse magia, esto es parte de lo que ofrece esta hermosa lectura repleta de flores y de hielo

Me ha encantado esta lectura, además, las ilustraciones en negro y azul realizadas por Raquel Aparicio consiguen que tengamos el frío necesario en la piel para que luego nos sintamos como deshelados gracias al calor que nos regala la historia que estamos leyendo. En serio, cada vez me gusta más la literatura infantil y juvenil, sobre todo cuando me regala lecturas tan hermosas (sí, suelo usar palabras más corrientuchas, pero hoy me sale hermoso al pensar en este libro) como “Las flores de Irina”. Os lo recomiendo a todos, en especial a las chicas (sí, vale, sé que esto queda mal decirlo, pero creo que a las chicas les va a encantar), aunque a los chicos os va a gustar también (y mucho).

Una bonita lectura para esta primavera.


Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...