Qué buena suerte tenemos...



Vamos a viajar un momento a un lugar muy lejos de aquí. 

El suelo está seco y hace mucho calor; aún así, hay hierba alta por todas partes. Si te fijas bien, hay dos puntos de un verde más oscuro, que se mueven muy rápido. El más alto es un niño como tú, y se llama Ikenna. El otro, que es su hermano pequeño, Chidike. Los dos están corriendo, intentando huir de algo, pero no avanzan demasiado, ya sea porque llevan mucho tiempo sin comer o por los continuos tropiezos con las mangas y perneras del uniforme militar, diez tallas más grande de lo que debían ser. El casco, también enorme, les dificulta la vista. Suena un ¡boom! lejos, y los dos hermanos intentan correr más rápido. Saben que ha sido una bomba, y les da miedo. Les da miedo la guerra. Por eso se han escapado del campamento militar en el que, además de ellos, estaban todos sus amigos, también niños. Niños soldado. Porque les da mucho, muchísimo miedo la guerra. No les gusta. Y, ¿a quién le gusta la guerra?, os preguntaréis. Os responderé si me acompañáis a un lugar algo más cercano, más de lo que creéis. 

Aquí también hace calor, pero un aparato de aire acondicionado baja la temperatura, que es mucho más llevadera. Un chaval de la misma edad que Ikenna está sentado frente a la pantalla del televisor, con el mando de la videoconsola entre los dedos. Juega a un videojuego de acción. Uno que trata de… ¿lo adivináis? De la guerra. Pero a este chico, que se llama Nacho, la guerra le parece un juego. Se pasa las horas hablando de él con sus amigos. A todos les encanta. Puede que os parezca una locura, pero algunos quieren ser militares de mayores. Para ir a las guerras. ¡Si supieran lo mal que lo están pasando Ikenna y Chidike ahora mismo…! 

Se oye un ruido de pasos, y la madre de Nacho apaga la televisión. 

- ¿Pero qué haces? - pregunta su hijo enfadado. - ¡Estaba a punto de matar al general del otro equipo! 

La mujer, harta de la obsesión de su hijo, le dice que si no sale de casa le confiscará el juego. Nacho, obediente, se va refunfuñando a la calle. Se encuentra a Pirro, uno de sus compañeros de juego, y se entusiasma de lo lindo contándole su última jugada, cuando había puesto la bomba… 

Bomba. Para bomba, la que acaba de explotar, esta vez más cerca de los chicos que antes. Siguen corriendo hasta que Ikenna aprecia algo de color azul a lo lejos, y no es el cielo. 

- ¡El mar!, ¡Vamos, Chid, ya casi estamos! - Grita. En efecto, a sólo unos pasos está el mar. Es la primera vez que lo ven. Les parece tan bonito… Jurarían que no tenía fin. Pero no, necesitan que acabe en algún momento. Si no, ¿cómo se van a escapar de la guerra?  

Al fin lo ven. Un pequeño barco pesquero en el que están montados muchos niños soldado, que tienen la misma intención que ellos: irse de ese sitio. Está tan cerca que casi lo pueden tocar. Chidike va a decir a los demás que los ayuden a subir, cuando nota que su hermano deja de darle la mano. "Algo va mal…" piensa. Y sí, sí que va mal. El cabo Roth, el más malo de todos, tiene a Ikenna agarrado del hombro, y no parece dispuesto a dejarles ir. 

Volvamos con Nacho y Pirro. Están sentados en un banco, tirando bolas de papel a los transeúntes, y quejándose. Sobre todo quejándose. De las clases, los profesores, los padres, los hermanos pequeños, los hermanos mayores, los exámenes y un sinfín de cosas que a Ikenna y Chidike les parecerían absurdas: ellos no tenían profesores, ni colegio, ni padres. No sabían qué eran los exámenes, y lo único que podían querer eran el uno al otro: hermano mayor y hermano pequeño. 

- Todo el mundo tiene un SissonPro. ¡Es el móvil más guay del mundo, y el tonto de mi padre no me lo quiere comprar! - Gruñó Nacho, tirando una bola de papel a un hombre que pasaba por allí. - Ojalá se vaya a algún sitio y no lo vuelva a ver más. ¡Lo odio! 

¡Pero qué barbaridades están diciendo los dos amigos! Y un niño pequeño se ha resbalado con una de las bolas. 

Al cabo de un rato, llegan Lola y Jesús, y las quejas aumentan. 

- Qué asco de vida. - Dice Pirro. - Siempre regañándonos por todo. No podemos hacer nada. 

- ¡Por eso me gusta la guerra! - Interrumpió Nacho. - En la guerra puedes hacer lo que quieras, nadie te manda. ¡Es una pasada! ¡Los niños soldado son unos caraduras! ¡Encima, no van al colegio! Y, ¡seguro que se quejan de todo! Que mala suerte tenemos… 

Y los otros cuatro asintieron. ¡Si supieran cómo es de verdad, lo mal que lo pasan los pobres niños soldado! Despiertan con miedo cada día, no saben si van a volver a dormir, hay un peligro en cada esquina. ¡Si conocieran al cabo Roth y sus mil y una reglas…! 

¡Ah, sí! El cabo Roth no suelta a Ikenna. Este está gritando con todas sus fuerzas a Chidike, para que se vaya solo. Pero él no está dispuesto a hacer eso. Se acerca a Roth y le da una patada tan fuerte en la espinilla que le duele hasta a él. A su vez, los chicos del barco, amigos de los dos hermanos, comienzan a lanzar al cabo cascos, botas y otras partes del uniforme militar que tanto odian. ¡Deshacerse de él sienta tan bien…! Al final, Roth cede y Chidike e Ikenna suben al barco a toda prisa. Se oyen los ruidos del viejo motor y, antes de que puedan darse cuenta, el campo de batalla no es más que una mancha borrosa en el horizonte. 

- Salvados… - Murmura Ikenna a su hermano, que se ha quedado dormido. - Que buena suerte tenemos…


Nuria de Andrés Masa
Algeciras - Cádiz
Cuento premiado Categoría B
"La guerra de los Niños"
Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...