La Fantasma Rosita



Había una vez un superplaneta terrorífico llamado Miedolandia y dentro de la comunidad fantasmal estaba el pequeño pueblo de Navas Susto.

En el centro del pueblo estaba el castillo encantado donde vivía la familia Real con su hija la princesa Rosita. Rosita iba al colegio “Isabel la Fantasmagórica”, la princesa tenía ocho años, estaba en tercero de primaria, la gustaba su cole pero todas sus amigas se burlaban de ella, aunque no llevaba gafas, no llevaba aparato en los dientes ni nada parecido y no era nada fea pero Rosita no sabía dar sustos y eso que ya era mayorcita.
No sabía dar sustos porque la reina bruja del país vecino, que había emigrado hacía muchísimo tiempo la había encantado porque cuando Rosita  iba a cumplir dos años no la invitó a su cumpleaños.

Rosita le pidió a su tía que la enseñara a dar sustos, su tía Juanita estuvo dale que te dale a dar sustos todas las tardes durante tres semanas, pero Rosita no aprendía, sólo daba sustos a  los animales.

Rosita se aburría de las burlas de todos los de su clase y se fue a un rincón del patio y allí se encontró a otra chica que era diferente, era una bruja.

Cuando Rosita llegó a su casa su mamá la dijo: Rosita tu no puedes dar sustos porque, en tu segundo cumpleaños no invitamos a la  Bruja Curuja y se enfadó tanto que te hechizó, desde entonces no puedes dar sustos.


Volvió a ver a Blanca, la hija de la bruja malvada, y ella la dijo:

-Mi gato tiene hipo y no hay manera de quitárselo. 
-Yo sé dar sustos a los animales pero a los fantasmas no.
-Mi mamá lo ha intentado todo y no hemos conseguido nada y eso que es bruja. 
-¿Tu mamá es la bruja Curuja?
-Sí -respondió Blanca.
-A lo mejor tú puedes quitarme el conjuro por el que no puedo dar sustos a los demás fantasmas.
-¿Qué conjuro? 
-Ese conjuro me lo hizo la bruja Curuja de pequeña.
-¿Mi madre te hizo eso?
- Si es la bruja Curuja, sí.
-¡Claro que puedo quitarlo!, hay un libro  de cocina en cada casa y unos cuantos conjuros sobre los fantasmas en cada libro,  puede que en el libro de cocina de tu mamá esté el conjuro que necesitamos.

Blanca trajo a su gato y Rosita le dio un susto y entonces, de pronto, el hipo del gato se quitó. Rosita y Blanca empezaron a buscar, y ahí estaba lo que necesitaban, ¡El conjuro! -Gritaron las dos.  Blanca hizo el conjuro y Rosita pudo asustar para siempre y a cualquiera.


Sara Espada
8 años
CEIP Isabel la Católica
Navas del Rey - Madrid

Cuento ganador de un libro de "El secreto del huevo azul"

Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...