Después de la Nieve


Sophie D. Crocket

Europa occidental en un futuro próximo. Willo tiene 15 años y está solo. Su familia se ha ido y por su padre sabe que la vida, antes de que empezaran las grandes nevadas, era distinta: todo el mundo disponía de coches, electricidad y agua caliente en las casas. Ahora todo es distinto: el mar se heló y la nieve empezó a caer sin parar. Oriente domina la economía mundial y Europa depende de ellos. Mientras, la gente sobrevive como puede: con miedo y bajo represión.


Una novela que asusta 
por lo real que podría 
llegar a ser en un futuro 
no demasiado lejano

No encuentro una palabra para describir este libro de la manera más adecuada. Terrorífico, catastrófico, desasosegante, desgarrador… fijaos, todas esas palabras y muchas más son las que podrían describir a la inquietante novela protagonizada por Willo, un chico de 15 años que vive un futuro impreciso que asustaría al más pintado y que él nos cuenta a través de sus propios pensamientos y vivencias de una manera dolorosa, cruda, sincera y veraz.
Aterra pensar en lo que sería nuestro mundo si nos quedásemos sin electricidad y si una nueva glaciación nos cayese encima. Imaginaos por un momento cómo podría ser ese mundo sin telecomunicaciones, sin calefacción, si alimentos… quizá la gente que viviese en el campo, la que se lograse adaptar a la vida de nuestros antepasados más primarios, pudiese vivir con un mínimo de decencia, pero los que no sabemos, los que vivimos en las ciudades, los que nos conocemos más que el supermercado y el agua corriente, ¿qué haríamos? ¿Cómo subsistiríamos a un mundo en el que cada día es una prueba de supervivencia? Sí, efectivamente: robando, matando… o muriendo.

Terrible, desgarradora, cruel, brutal, aterradora… repleta de humanidad y esperanza.

Sophie Crockett nos presenta una historia brutal, con momentos realmente tenebrosos y situaciones más que críticas. Y no necesita describirnos el mundo del que nos habla para que nos demos cuenta de lo terrible y lo cruel que es, de en qué nos hemos convertido los humanos. Deja que sea el propio Willo quien nos lo vaya presentando poco a poco, a través de sus recuerdos y sus experiencias en primera persona. Hace que veamos la nueva Tierra a través de los ojos de un chico burdo y poco cultivado culturalmente, un superviviente nato, un chaval que, a sus quince años, no conoce más que la nieve y la montaña, que vive como los antiguos esquimales y se dedica a cazar perros y conejos para que los suyos puedan alimentarse. Un chaval que se queda solo de pronto y aprende a ser más persona que bestia a través de sus propias aventuras.
La narración se adapta por completo a la voz de Willo, a su manera rudimentaria de expresarse, a sus frases hechas y a sus experiencias y sentimientos, a las voces interiores con las que conversa en su soledad y a dejarnos descubrir el terrible mundo a través de lo que él vive y sufre. A través de simples pinceladas se nos describe un mundo pos apocalíptico, un mundo gobernado por un poder absolutista, un mundo que pone sus esperanzas en volver a empezar de nuevo, donde los hombres se alimentan de otros hombres y donde los perros son bestias salvajes capaces de despedazar al más pintado. Un mundo en el que se abandona a los débiles a su suerte y en el que las ciudades no son más que pozos de podredumbre y muerte. Un mundo que podríamos llegar a vivir si no ponemos cuidado en nuestros actos cotidianos.

Una novela indispensable para que empecemos a darnos cuenta de en qué podemos llegar a convertirnos si no somos capaces de controlar nuestras ansias de poder y de consumir. Nunca deberíamos olvidar nuestros orígenes, por lo que pueda pasar…

Y aun así esta es una historia que destila esperanza, que nos hace comprender que no hay camino marcado para nosotros, que nosotros mismos somos y hacemos el camino, que los sueños son personales e indestructibles.
Esta es una novela que no olvidarás. Está repleta de acción y sentimiento, de advertencias, de amor por la humanidad, porque, a pesar de todo, siempre podemos encontrarnos con buena gente, a pesar de todo hay que seguir creyendo en los hombres.
Os helará la sangre, os hará temblar de terror, conseguirá que miréis a los perros con otros ojos y os preguntéis en muchos momentos qué haríais vosotros en las situaciones con las que se topa Willo. Nunca olvidaréis esta aventura, este mundo. Nunca dejaréis de pensar en cómo podría ser el mundo si no sabemos apreciar y cuidar lo que tenemos.
Esta es una de mis novelas favoritas. Recuerda, cuando todo esté mal, cuando todo parezca perdido, sigue luchando, puede que seas tú quien ofrezca esa esperanza perdida a los demás, puede que tú seas el faro que haga encontrar el puerto al resto.
Una novela inolvidable. Repleta de dureza, pero llena de vida.
NO TE LA PIERDAS. SENCILLAMENTE, ES UN NOVELÓN.





Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...