El fútbol también es femenino - Un cuento de fútbol




Estábamos en clase de matemáticas cuando sonó un ruido espantoso por la ventana. Todos los de la clase nos levantamos excepto los más estudiosos, que no perdieron  ni un segundo de tiempo. Al lado de clase estaban poniendo un cartel gigante que nos tapaba la vista de la carretera de Leganés a Fuenlabrada. En  ese cartel ponía:

Elecciones para la selección española femenina de fútbol del 23 al 27 de septiembre. Las pruebas se realizarán en el Pabellón de Europa.

Todo el mundo me miró con cara de decir: Marta a ti te gusta el fútbol y se te da más o menos bien. Yo contesté:

       -Vale, vale, iré a las elecciones, pero no creo que me cojan.

Al día siguiente me vestí con la equipación y unas botas azules que me regalaron por mi cumpleaños. Cuando llegué al pabellón había un montón de chicas, que al igual que yo, querían conseguir entrar en la selección para participar en el mundial. Me llamaron enseguida para hacer la prueba, pero luego esperé media hora para los resultados. Mereció la pena esperar porque no solo me seleccionaron sino que también me nombraron capitana. Los entrenamientos serían los lunes, miércoles y viernes.

A la mañana siguiente, cuando llegué a clase, se lo dije a todos y se quedaron estupefactos. Esa misma tarde tenía entrenamiento. Tuvimos una charla con el entrenador, y nos comunicaron que nuestros partidos serían en Alemania, contra todos los países que quisieran participar. El vuelo sería ese mismo día. Mientras tanto habría que entrenar mucho.

El miércoles nos repartieron las equipaciones oficiales. Las había de dos colores: rojo y blanco. Según contra quien jugáramos nos vestiríamos de un color  o de otro. Yo era el número diez pero no porque me gustara Messi, ya que me gusta relativamente poco.
 
Estaba muy nerviosa. Ya estaba en la puerta de embarque con el equipo y mi entrenador. Mis padres y  mi hermana también estaban cuando oí: El vuelo con destino Alemania abrirá la puerta de embarque. Me despedí de todos y me dispuse a subir. Al llegar a Alemania fuimos en un autobús privado al hotel de la capital de nada más ni nada menos que cinco estrellas. Era grande y lujoso, con spa, sauna, piscina y un minigolf.  Era un lujo estar allí. Esa tarde tuvimos entrenamiento en un estadio muy grande y moderno.

UN  MES DESPUÉS...
Después de terminar ese partido tan importante contra Alemania, el cual ganamos, pasamos a la semifinal contra Holanda. Esa noche teníamos el partido. Si ganábamos estaríamos… ¡en la final vs EEUU!

Estaba comiendo con Clara, cuando me contó que desde chiquitita le gustaba el fútbol. Yo le dije que a mí también y que me ponía en medio del campo dando patadas a un balón de goma de Oliver y Benji.

Ya llegó la hora de la verdad. Estábamos en el vestuario cuando el entrenador nos avisó que no sería un partido fácil. Salimos al campo con ilusión de ganar, pero eso tendría que verse en el terreno de juego. Ya estaba todo preparado para el silbato del árbitro.Yo salí disparada como una bala que te va a matar. Me regateé a unos cuantos, cuando vi a Clara en la frontal del área sola como la una. Pegué un chut tan fuerte que por poco me paso. Clara remató de cabeza y ¡GOOOOOOOOOOOOL! Ese podría ser el gol que nos llevara a la final.

90 minutos después...

Nos lo estábamos pasando muy bien, todas cantábamos en los vestuarios:

¡Campeonas, campeonas OEOEO!

Al  día siguiente todas nos despertamos de buen humor. Mañana jugaríamos la final, así que habría que trabajar duro. Fuimos a entrenar, cuando vimos a las chicas de EEUU entrenando en el campo. Se les acercó el entrenador y les dijo que teníamos el campo reservado. Se disculparon y se fueron. Tuvimos una mañana muy tranquilita al igual que la tarde. No me costó coinciliar el sueño porque estaba muerta de cansancio.

Ya estábamos preparadas para luchar por la victoría.Y arrancó el partido.Todas nos movimos durante 45 minutos sin ningún resultado. Tuvimos una charla con el entrenador en el descanso y salimos más motivadas y con más fuerza que nunca al terreno de juego. Movimos la pelota durante 30 minutos hasta que un milagro sucedió. Marqué el gol de la victoria. Durante 10 minutos defendimos el balón, cuando el árbitro pitó el final.  ¡¡¡PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!


Marta Gimeno Blanco
11 años
1º de la ESO
Colegio Legamar

¡¡¡ Cuento ganador del concurso !!!

Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...