La nube

Un mes y un día, parece una condena, y estoy seguro de que, para muchas personas lo será, una condena a cadena perpetua que la perseguirá para siempre. El terremoto y el tsunami de Japón del pasado 11 de marzo fueron terribles en sí mismos, pero además, desataron un gigante dormido del que muchos parecían haberse olvidado, la energía nuclear y la radiactividad.

Ahora que el primer ministro japonés, al fin, ha decidido dar a la catástrofe el grado máximo de gravedad, comparándola con el terrible accidente de Chernóbil (1986), parece un momento idóneo para hablar de la última novela que me he leído. Una que, en apariencia es para un público juvenil (está recomendada a partir de los 12 años) y que yo haría lectura obligada para alumnos de secundaria y para aquellos a los que tanto les gustan las nucleares y que afirman que son completamente seguras...

Está escrita en 1987, por la alemana Gudrum Pausebang (otra alemana de la que tomo nota del nombre, porque creo que la voy a leer más) y fue premio nacional de literatura juvenil allá en el país de la Merkel. Como os digo, está escrita hace ya más de 20 años y sin embargo, podría ser escrita hoy, o mañana o, desgraciadamente, pasado.

Esta es una de esas novelas decorazonadoras, de las que te dejan pegado al sillón mientras la lees y te hacen dar saltos de nerviosismo al principio para terminar dejándote totalmente inmóvil. En Alemania, país rico e industrializado y moderno donde los haya, ocurre algo terrible que pilla a la población de improviso, una central nuclear estalla y deja escapar una nube radiactiva... una nube mortal e invisible de la que todos quieren huir.

Ahora, cuando están tan de moda las películas o los libros de fines de la humanidad, alguien debería leer lo que ya escribió esta mujer a finales del siglo pasado, porque todo lo demás parece calcado a sus palabras. Caos, desorden público, incivismo, asalto a la autoridad, manipulación de la información... todo lo que leemos hoy ya está en este libro que me ha calado muy hondo y que me hará mirar aún con más recelo a las centrales nucleares de todo el mundo.

El libro es enorme a pesar de su corta extensión y su lectura rápida. Es intenso y desde el principio sentimos sobre nosotros mismos todo el peso de la pérdida que sufre Janna Berta, la joven protagonista sobre la que recae la narración. Gudrun tiene la habilidad de hacernos temer la nube y de hacer que sintamos todo su peso sobre nuestros hombros, que nos hagamos responsables, en cierta medida, de lo que pasa y que nos preguntemos en todo momento cómo hemos podido olvidar lo que ocurrió en Chernóbil tan fácilmente.

A lo largo de las páginas de La nube nos encontraremos con todo tipo de personas. Desde las decididas y solidarias hasta las egoístas y temblorosas, pasando por las que se creen por encima del resto y siempre miran hacia otro lado.

Me ha gustado y sorprendido por igual esta lectura, creo que debería tener mucho más recorrido. Ya os digo que si yo fuese profe de secundaria se la haría leer a mis alumnos. Es un manual de qué no debe hacerse y una advertencia de lo que somos los humanos "civilizados".
Share on Google Plus

Bienvenidos a MENUDO CASTILLO

Menudo Castillo es un proyecto de animación a la Literatura y a la Curiosad que no para de crecer y que utiliza los libros, el arte y la cultura en general para que los más pequeños de la casa comprendan que todo esto es mucho más divertido de lo que siempre les han contado. ¿Te quedas un rato con nosotros? Las puertas del Castillo están abiertas, aprovecha.

Escúchanos en el 107.3, el 107.8 y/o el 107.9 si estás en la Sierra Oeste de Madrid o en sus alrededores y en www.radio21.es si estás en cualquier otro rincón del mundo

Puedes también descargar todos nuestros programas en IVOOX.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...